Somos

El Coaching, Mi manera...

Relacionales

Desde que nacemos, ya nos estamos relacionando. Iniciamos en la familia, luego la escuela, llegan las amistades, el entorno laboral y el social. Existe una necesidad fundamental y natural de estar con otros seres humanos. Las relaciones pueden ser en nuestra vida de distinta tipos, ya que dependen de cada persona con quien interactuamos. En el camino de lograr nuestras metas nos encontramos con gente que son y serán, junto con nosotros mismos, protagonistas de las situaciones vividas.

Más alla de relacionarnos, creamos vínculos, los cuales definen las dinámicas de como nos compartamos. Hay relaciones superficiales que se resuelven desde lo social, sin embargo siempre estarán las importantes: padres e hijos, parejas, hermanos, amigos cercanos, compañeros laborales, y en estas están los verdaderos retos. Podemos relacionarnos con cualquiera, no asi vincularos con todos.

La calidad de nuestras relaciones esta signada por la que tenemos con nosotros mismos, la cual nace de como nos trataron nuestros padres. Repetimos lo que aprendimos de manera consciente y con una intención inconsciente. Nuestra identidad, fue formada por lo que escuchábamos de nuestros familiares, y desde ese Yo, creamos los vínculos en el Nosotros.

Somos seres gregarios. Necesitamos estar en conexión con otras personas, expresar lo que sentimos a los demás, compartir lo que con la sociedad, país.

Queda de nosotros relacionarnos de manera sana, de entender y aceptar que si hay maneras de crear relaciones afectivas y efectivas. Lo relacional no anula lo personal, al contrario, enriquece nuestro mundo individual.El amor lo es porque lo compartimos y el ser relacional es nos da la oportunidad de sentirlo, vivirlo, expresarlo y recibirlo.


Emocionales

Somos seres emocionales porque nacemos con la capacidad de tener y expresar emociones. No solo son estados fisiológicos, las emociones son manifestaciones visibles de lo que pensamos y sentimos. Ellas hablan por nosotros de manera involuntaria, y por eso la importancia de volvernos inteligentes a nivel emocional, ya que afectan de manera diferentes nuestras relaciones con los otros y con nosotros mismos.

Muchas de nuestras decisiones son tomadas desde lo emocional. Lo racional pasa a segundo plano cuando hay situaciones de supervivencia. Toda elección la tomamos bajo el parámetro de “sentirnos bien” con la decisión correcta. Pensamos, analizamos, consultamos hasta llegar a la conclusión y resolución que nos haga sentir tranquilos emocionalmente.

La ruta de un día normal esta marcada por los estados de animo, los cuales son generados por las reacciones emocionales y las apreciaciones sentimentales hacia los sucesos cotidianos o extraordinarios. De acuerdo a como se viva y se interprete las situaciones asi será el sentir que nos lleve a comportarnos, a tomar acciones y a tener resultados.

Las emociones se ven, se notan, no se pueden ocultar, ya que ellas hablan mas que los pensamientos. Lo que se piensa no se ve, nadie puede decir que estas pensando, sin embargo si pueden decir que estas sintiendo.

La virtud de ser inteligentemente emocional es que te permite autoconocerte y poder ver tus emociones como algo que te puede apoyar en tu vida y no como un caballo desbocado que te ha traido problemas por no saberlas gestionar. Como ser emocional tienes un mundo rico de experiencias para crear relaciones honestas, sensibles y poderosas.


Linguísticos

Por ser seres relacionales, siempre interactuamos con alguien a través de la comunicación, de lo que decimos y como lo decimos. Nuestro comportamiento y acciones son también un lenguaje. No solo nombramos y describimos las cosas, también generamos situaciones gracias a lo que hablamos. Nuestras conversaciones, internas y externas crean realidades, y de ahí la importancia de como hablamos.

El lenguaje es nuestro mayor instrumento para conectarnos. Es una herramienta que nos permite expresar lo que sentimos. El conversar genera un espacio de real humanidad para intercambiar lo que creemos, pensamos y sentimos. El lenguaje hablado es una de las virtudes de ser humano.

Las buenas relaciones se basan en la buena comunicación y para que esta sea efectiva y afectiva, se basa en una base emocionalmente sana.

Desde el Genesis, sabemos que podemos crear un mundo desde la palabra. Nombrar y renombrar, crear y recrear nuestra vida, la calidad de nuestras relaciones y reconsiderar nuestros sentires. Ser linguistico nos da el poder mágico de saber ilustrar en el afuera lo que llevamos dentro, nos da la habilidad de poner delante de otros nuestras ideas y anhelos, nos da el dominio de ser el artista de nuestras mejores obras.

Creemos que hemos aprendido a hablar, sin embargo evaluemos nuestras relaciones y lo que sentimos al activarlas. Relaciones y emociones junto con el saber conversar crea una triada poderosa para nuestro bienestar.